5. ¡Manos a la obra!

 

Una vez estéis dentro, y veáis la situación controlada, podéis empezar a poner luz, agua, y las “ñapas” en general. En muchos casos, la luz y el agua funcionan desde el principio, pero conviene revisar el estado en que se encuentra y arreglar los puntos débiles de las estructuras.

5.1 El Agua

La mayoría de las veces las casas vacías tienen agua, a menos que lleve abandonada mucho tiempo y la red no de servicio porque se haya modificado después de la fecha de abandono. Si a la casa llegan recibos del agua no debería haber ningún problema, pero si está cortada en la calle te costará más ponerla. De forma temporal, si no tienes agua y encuentras un/a vecinx muy, muy enrolladx, a lo mejor te pueden pasar una manguera hasta la casa y acordar con él pagarle una parte de su factura, pero hay que reconocer que es algo bastante incómodo para todo el mundo.

Si tras okupar una casa no tienes agua inmediatamente, debe estar bloqueada por una llave de paso desde donde el suministro principal entra en la casa. En la mayoría de las casas, la llave de paso está en la fachada de la planta baja, dentro o fuera de la casa, o en la acera. Si es un piso seguramente la llave general se encuentre en la cocina o el cuarto de baño. Si no encuentras la llave de paso, siempre puedes preguntarle a un/a vecinx enrolladx (con mucho cuidado, ya que puede dar el toque al Canal). Una vez haya encontrado la llave, si es de cruceta gírala en el sentido contrario al de las agujas del reloj; si es de palanca, un ¼ de vuelta para abrirla (fíjate primero si ya esta abierta). Si está encasquillada por el abandono, hazlo con mucho cuidado, ya que te puedes quedar con la maneta en la mano y sería un gran problema (¡la paciencia es muy importante!). Normalmente, si la maneta está alineada con la tubería, está abierta, y si está en perpendicular, cerrada. Si todavía no tienes agua, sigue la tubería hacia la calle donde debería haber otra llave de paso cubierta por una tapa de metal redonda que tiene inscrita las siglas CY II. Necesitarás una llave especial del Canal.

Esta llave tiene forma de cuadrado de unos 4 cm de lado con unos salientes en sus esquinas, aunque lo mejor es que le eches un ojo. Ese tipo de llave no se vende, porque es ilegal manipular las conducciones de agua sin autorización. Sin embargo, no es difícil fabricarte una. Toma medidas, con un tubo de metal hueco de un metro de largo más o menos y unos 4 cm de ancho, haz algunos cortes con una radial en la base de forma que queden dos patillas que encajarán entre los salientes de la llave de paso. Si podéis, estaría bien soldarle otro tubo en el otro extremo para que quede una “T”, y así poder girar con fuerza. Con girar ¼ de vuelta en sentido antihorario es suficiente. Ni que decir tiene que procuréis que nadie os vea, podéis poner un par de contenedores y algunxs colegas de cháchara vigilando, mientras otrxs se agachan a la arqueta. Mientras tanto, que otrxs estén dentro muy al loro de cualquier ruido, porque no es nada raro que empiece a salir agua por cualquier sitio. Localizad las fugas lo más exactamente posible, rulad por todo el edificio en busca de fugas —o geisers—, y en un momento dado avisad para que cierren la llave de paso. Antes de abrir el agua definitivamente, reparad las roturas o cerrad las llaves intermedias allá donde haya fugas.

Monta tu propia instalación de agua.

Si hay una entrada de agua a la okupa pero la instalación está deteriorada: ¡ánimo!, autogestiónate, atrévete, y si tienes un/a colega que sepa, invítala/o a que te enseñe. Las tuberías suelen ser de plomo, de hierro o de cobre. Las dos primeras abundan en las casas antiguas aunque ya no se utilizan para llevar agua potable pues son tóxicas, además son mucho mas difíciles de soldar, aunque se pueden hacer arreglos para chisperos o para enlazar el tramo antiguo de tubería con otra tubería nueva con Enlaces Gebo ( ver los accesorios en la web)

Puede ser que tengas que construir tu propia red de abastecimiento o cambiar un tramo (para ello pondremos un accesorio Gebo en la tubería vieja y enlazaremos la tubería nueva), puedes utilizar para ello tubería de cobre o de polietileno alimentario (no compres polietileno agrícola, aunque sea más barato ya que no sirve para beber). Esta última es la más fácil y barata, tanto la tubería como los accesorios. Sin embargo, el cobre te servirá para conducir agua caliente, mientras el polietileno alimenticio no.

Para instalar cobre y sus accesorios necesitarías que un/a profesional amigx te ayude. En una oficina de okupación, casa okupa o centro social te pueden dar unas pequeñas nociones. Para soldar una tubería a una pieza, debes asegurarte antes de que ambos estén absolutamente secos o te resultará mucho más difícil. Puedes cortar el tubo en secciones con una simple sierra o, si tienes un cortatubos de cobre, mucho mejor (pregunta en una ferretería, fontanería, o similar). Cuando hagas esto no olvides de limar el extremo que hayas cortado (si es que lo haces con sierra) o podría no encajar con las piezas. Antes de encajar la sección de tubería con la pieza en cuestión (tubo, codo o T) debes aplicar un líquido llamado “decapante para cobre”. Es un líquido con un formato parecido al típex, que se aplica con el mismo pincel. A continuación, encajas las piezas como vayan a ir, de forma que queden en una posición estable, y más o menos firme. El decapante te va a facilitar que el estaño de plata se extienda alrededor de la zona que quieres soldar. Ahora coge el soplete con su correspondiente bombona, enciéndelo y empieza a aplicar calor a la zona que quieres soldar. Una vez esté bastante caliente empieza a aplicar el estaño a la juntura que quieres soldar al mismo tiempo que aplicas calor a la zona, viendo como el estaño se derrite y rodea dicha juntura. Material: decapante para cobre, estaño de plata al 5% y un soplete para soldadura blanda. Todo el material —salvo el cobre— te puede salir por 20 € más o menos.

El plomo es algo más complicado, pero no imposible para alguien con ganas de aprender. Ya sabéis que la paciencia es la madre de la ciencia. Igual que el cobre, requiere su decapante, que es similar a una pastilla de jabón que se aplica con el tubo ya caliente. Después colocamos las piezas a unir en una posición estable, calentamos con el soplete y aplicamos la barrita de estaño por las zonas a soldar.

Para instalar polietileno alimentario de pequeño diámetro (de 20mm, rosca de ½” [las comillas significan pulgada]) sólo necesitas tus manos y una sierra con hoja para hierro (ver la tubería y los accesorios en la web), aunque, a unas malas, un cuchillo de sierra medio de decente te puede servir.

Lo primero que necesitas es una entrada de agua desde la que empezar a construir la instalación, si la entrada es de mayor o menor diámetro que el tubo necesitaras una pieza que se llama “reducción” con ambos extremos de diferentes diámetros. Si no hay una llave de paso, ponla con los accesorios adecuados, para, si alguna vez tienes una avería, puedas cortar rápidamente. A partir de aquí se trata de poner tuberías hasta donde quieras poner los grifos, la cisterna, etc.…encajando las secciones de tubos con piezas, como manguitos, codos y “T”. Puedes hacer que la tubería vaya bajo el suelo o por las paredes, abriendo y enfoscando (metiéndolas en la pared, para ello debes picarla y tapar luego el hueco con yeso, cemento…) sobre la misma o puedes tenerlas al aire libre y sujetarlas con abrazaderas del mismo diámetro que la tubería. Si haces esto no es buena idea tener la instalación a ras de suelo porque se puede aplastar.

Si no cuentas con una entrada de agua en la casa tendrías que poner depósitos de agua encima del fregadero, lavabo, etc, con un pequeño grifo en la parte inferior del depósito e ir rellenándolo. Si tienes una azotea en la casa podrías poner un depósito de mayor capacidad y una mini instalación, con polietileno, para tener algunos grifos por la casa, al tener el depósito en alto, la presión será suficiente para que funcione sin necesidad de una bomba de impulsión. Los depósitos suelen ser caros, pero también está la opción de buscarte uno por tu cuenta. En alguna ocasión se ha utilizado un contenedor de basura, que tienen bastante capacidad y una salida para el agua en su parte inferior para facilitar su limpieza (si no la tiene se la haces); esta salida la puedes aprovechar para conectar una tubería. Si tienes que hacerlo así, nunca bebas esa agua.
Desagües.

Casi todas las casas tienen desagües, lo que se suelen llevar son los sanitarios y las tuberías para vender, pero los desagües no tienen ningún interés a no ser que sean de plomo y vayan vistos, si están empotrados has tenido suerte. Hay una bajante principal, que suele ir en vertical de un diámetro de 110mm ó 125mm donde confluye el mangüeton (desagüe o tubería por donde se va el agua) del inodoro ( 110mm, 90mm ) y otras bajantes de menor diámetro desde el lavabo, bidet, fregadero, plato de ducha y bañera ( 50mm ,40mm, 32mm ). Las bajantes principales pueden ser de plomo, de hierro, de Uralita y P.V.C, las que confluyen de plomo y P.V.C. Lo primero que tienes que hacer es echar agua a los sanitarios y fijarte si el agua que se va por el desagüe, igual que en las tuberías de agua, no sale por ningún sitio y no falta ningún tramo. Es importante tenerlo en cuenta para no estar calando ningún piso porque ayudaría al deterioro de la casa.

Si está por ahí tu amigx fonta, líalo otra vez, y, si no, más consejos.

Si el problema es una rajita o un agujero, sea del material que sea, pilla “soldadura en frío”, fíjate en la etiqueta que tipo de materiales repara y en las instrucciones cómo se utiliza para que sea eficaz.

Si falta un trozo consigue los accesorios necesarios y tramo de tubo nuevo que necesites  para sustituir el tramo que falta. Si es plomo hay manguitos de unión especiales para por un lado encajar en el plomo y por el otro lado continuar con P.V.C. Si es de P.V.C  asegúrate que los tramos que compres y los accesorios son del mismo diámetro y compra pegamento de P.V.C para unirlos si están en horizontal, pero si por lo contrario van en vertical no hace falta.

Si el problema está en la válvula del sanitario o en el sifón del mismo (son los accesorios que une el sanitario con el desagüe), desmóntalo y llévalo a la fontanería y pide uno igual, puedes preguntarle a lxs dependientxs cómo se monta, muchas veces se enrollan y te cuentan. Tanto para esto como para cualquier reparación que tengas que hacer de fontanería.

Si el problema está en la cisterna, desmonta (con paciencia para no romper el mecanismo), y lo mismo, a la fontanería. Si fuera el mangüetón (tubería por donde se va el agua o desagüe) hay una masilla (masilla de fontanería), también pregunta cómo se usa allá donde la compres. Puedes arreglar de forma más o menos estable las pequeñas fugas con masilla de fontanería y cinta americana, teniendo en cuenta que el material sobre el que se aplique esté bien seco, y dejar después secar lo que indique en las instrucciones de uso.

Por último, si hay atasco en los aparatos, para todos menos para el inodoro, lo primero será presionar repetidamente con un desatascador manual con un movimiento rápido y enérgico de arriba abajo, si notas que la resistencia al movimiento disminuye es que hemos conseguido quitar el atasco, si no, repetiremos el mismo proceso pero esta vez con la base del desatascador cubierta de agua, de esta forma se hará mayor presión sobre el atasco. Si aún así no lo conseguimos, utilizaremos un alambre desatascador (a unas malas una percha de alambre puede servir para sacar el atasco, pelos, tela, …) y agua a presión, para el inodoro el mismo proceso que con el desatascador manual pero con la base de una fregona. También existen desatascadores químicos, como la sosa cáustica, con los que debemos tener sumo cuidado.

Una solución de andar por casa pero efectiva, fácil y barata para desagües de pilas es unir a la pieza del sumidero que sale por debajo una manguera del mismo diámetro. Se calienta en agua muy caliente o con un mechero para darla de sí, y se encaja a presión. Después con una abrazadera de aprieta, y se lleva la manguera hasta la bajante, sumidero o desagüe más próximo, siempre pendientes de la pendiente (valga la rebuznancia) para que no se creen combas en la caída.

Os animamos a hacerlo por vosotrxs mismxs. Lo más importante de todas las reparaciones es atreverse y autogestionarse, ya que el agua es sólo agua, y si te confundes puedes volver a intentarlo. Recordad que somos mucho más capaces de lo que nos ha enseñado la sociedad de la hiperespecialización.

5.2 La Electricidad

Ojo con la luz, si no sabes lo que estás haciendo mejor que no lo hagas, es muy peligroso: la electricidad podría matarte.

Si al entrar en la casa le das a un interruptor y se enciende la luz, habrás tenido suerte. Si no es el caso, debes buscar el cuadro de luces. Comprueba si están levantados los interruptores; si están levantados y sigues sin luz, debes ir al contador (caja con una rueda horizontal dentro y números) que está en la entrada de los pisos si son antiguos, y para una instalación más moderna en un armario o habitación en el portal con un polímetro (sirve para ve si hay corriente, mide el amperaje, voltaje…). Si no tienes polímetro hazlo según el esquema de la pag., pero mejor pídeselo a unx amigx o un CSO, aunque lo puedes comprar en tiendas de electricidad o ferreterías (unos 6€). Comprueba si hay corriente poniendo el cable negro sobre la toma de tierra y el rojo en el cable que lleva la corriente (ver esquema de la pag. XXX) No lo intentes con un buscapolos (destornillador con bombillita que sirve para ver si hay corriente) porque llevan mucha corriente y podría estallarte.

Si no hay electricidad en el contador pero sí en el cable de entrada del edificio, cambia el fusible de la entrada. Es posible que esté quitado el cable que va del fusible al contador. Vuelve a conectarlo al contador quitando primero el fusible. Para ello hay que romper el precinto del contador (es delito, pueden acusarte de estafa).

Para que el contador no corra (también delito):

1. puente, 2. taladro, 3. imán, 4. negativo.

1. Coger un cable de 60 amperios y conectar mediante clemas el cable vivo del contador con el de salida de corriente y la electricidad no pasa por el contador pero quita el fusible, por favor, para no electrocutarte.

2. En el contador, en la parte de arriba con una broca de 1 mm. perforar la caja del contador e introducir un cable de nylon de 0,8 a 1 mm. —es importante que sea de nylon. Introducir hasta que se pare la rueda del contador y dejarán de correr los números.

3. Si colocas un imán potente encima del contador hay en algunos que se paran pero se puede estropear el contador.

4. En algunos contadores por la parte del cristal donde ves la rueda, es posible introducir un negativo de fotos por el lateral del cristal y parar la rueda.

Si la electricidad ha sido cortada desde la calle, pídele consejo a algún/a amigx chispas (electricista) o en alguna okupa cercana, centro social u oficina de okupación. Si no puedes, mejor búscate otro sitio porque es una locura volver a conectarlo. Para cada cierto número de portales existen unas cajas de distribución de la red general a cada edificio. Estas cajas suelen ser fácilmente reconocibles, ya que suelen estar en la calle, aunque en ocasiones el corte está en algún portal cercano. Aunque siempre puedes comprar un generador con gasolina, es incómodo y peligroso, huele mal, suelta humo y hace mucho ruido; si tienes la posibilidad, puedes tirar un cable desde la casa de algún/a amigx, pero antes es conveniente que pida a la compañía un aumento de potencia de la electricidad de su casa. Se trataría, entonces, de pagarle la diferencia de la factura. Si la instalación eléctrica de la casa tiene un corto o está averiada, puedes rehacerla según el siguiente esquema.

Montar una instalación eléctrica para una vivienda no es complicado, pero debemos guardar algunas precauciones. La parte de la acometida desde la calle hasta el primer interruptor será la más complicada, ya que es la que más potencia tiene. Sin embargo, una vez conectada al primer magnetotérmico, llamado ICP (interruptor de control de potencia), será coser y cantar. El ICP lo pone la compañía para limitar el consumo a la potencia que tengamos contratada, en nuestro caso, la que queramos, así que podemos quitarlo directamente.

A continuación irá el IGA (Interruptor General Automático), que viene a ser el aparato que funciona en la cabecera como interruptor de protección general de todos los circuitos de un suministro. Es un “magnetotérmico”, como el ICP, que se dispara ante un cortocircuito o un consumo en amperios prolongado superior al del IGA, para evitar que el cable se sobrecaliente.

El siguiente interruptor será el ID (Interruptor diferencial). Se trata de un aparato de protección que desconecta la instalación cuando detecta que hay una fuga de corriente que se escapa en la instalación, con lo que pondría en peligro la seguridad de las personas. Es fundamental pulsar un botón de prueba o “test” que incorpora; así garantizaremos que nuestra instalación es segura.

Los IA (interruptores de amperaje) son pequeños magnetotérmicos, similares al IGA, que protegen individualmente cada circuito. Son de diferente amperaje de acuerdo al grosor (sección) de los cables del circuito al que protegen*:

—25 Amperios, circuito del horno.
—20 Amperios, circuito de la lavadora.
—16 Amperios, circuitos de enchufes.
—10 Amperios, circuitos de alumbrado.

*en caso de que un IA dispare es señal de avería, hay que localizarla, jamás lo puentees o coloques uno de más amperaje, la línea se puede calentar hasta causar un incendio.
Solemos poner uno para cada parte de la casa, en función del consumo que vayamos a necesitar en cada caso. Adjuntamos un pequeño esquema para aclararlo.

5.3 Albañilería y “ñapas”.

Seguramente hayáis okupado un espacio deteriorado o a medio hacer por lo que tendréis que hacer algunas reparaciones. Muchxs propietarxs dejan que sus edificios se estropeen adrede, cuando no hacen daños intencionados al edificio, de lo que paradójicamente suelen acusar a los okupas. Goteras, bajantes rotas, agujeros, butrones, o catas son bastante típicas. En este apartado daremos algunos consejos básicos sin demasiados detalles, para algo más concreto, una vez más tirad de colegas entendidxs, o en alguna okupa que conozcáis.

    Cemento: la masa es muy sencilla, en proporciones variables en función de la finalidad, de unas cinco partes de arena por cada una de cemento. Si necesitáis mucha cantidad lo mejor es hacer la masa en el suelo con palas, primero se mezcla la arena con el cemento, y tras hacer un pequeño volcán, echar un poco de agua, mezclar, y repetir hasta conseguir que podamos hacer una pequeña zanja con la pala sin que desaparezca rápidamente. Usad espátulas o paletas, y para enfoscar (revestir una pared) una llana. Para levantar un muro, preguntad para hacerlo bien, pero no es demasiado complicado si usamos cordones de referencia para mantener la vertical y la horizontal. Los ladrillos deben mojarse antes de su colocación, y deben seguir un orden de uno sobre dos (como podéis ver en cualquier pared). Si es posible, colocad puntas gruesas en las paredes de los laterales para dar más estabilidad al bloque.

    Yeso: para tapar agujeros o revestir una pared interior si está en muy mal estado se puede usar yeso. El más sencillo es el yeso negro o retardado, porque tarda más tiempo en secar y la textura es más manejable, aunque el acabado no es tan fino como el blanco. Se puede manipular muy bien con las manos, o ayudándonos de una llana. Se vierte el yeso en un capazo, y se le añade agua mientras mezclamos, poco a poco hasta lograr la textura de un puré denso. Es barato y fácil de usar (1,20€ el saco, aunque seguro que hay alguna obra cercana de donde pillarlo), pero poco resistente para exteriores.

    Cemento cola: se maneja fácilmente, parecido al yeso, y es un material muy resistente para pegar baldosas a la pared por ejemplo, o incluso fragmentos pesados (hasta una chimenea de mármol).

    Apuntalar: uno de los primeros curros que deberías hacer por vuestra seguridad es asegurar la estructura en sus puntos más débiles. Los puntales son dos tubos de metal encajados uno dentro del otro. Son regulables para que se ajusten perfectamente de la base a la zona a sostener. Para reforzar una viga en mal estado, se puede colocar un tablón grueso a lo largo de aquella, sujeto por dos puntales en sus extremos, ajustándolos con firmeza del suelo al tablón del techo. Pero ojo, no lo hagáis con demasiada fuerza porque puedes quebrar el suelo del piso de arriba resultando peor el remedio que la enfermedad. En algunas zonas, siempre con la supervisión de algún/a compi que sepa del tema, es recomendable tirar una parte de techo o suelo antes que intentar arreglarlo, siguiendo el principio de que es mejor tirar algo a que se te caiga.

    Goteras y humedades: el agua da la vida, pero desde luego no a los edificios. Este es quizá el elemento más peligroso para el mantenimiento de un edificio, más aún en el caso de edificios viejos, ya que las goteras y humedades mantenidas durante años dañan las vigas y estructuras gravemente. Los tejados básicamente pueden ser de dos tipos: planos o de teja.

    Planos: el aislamiento, la inclinación y los desagües son los puntos fundamentales. Para aislar se suele usar tela asfáltica, aunque es cara, no es raro encontrarla en alguna obra. Para colocarla se impregna el tejado con una brea, se calienta con el soplete, y se coloca la tela asfáltica encima bien estirada. También existe una pintura impermeable para exteriores, pero es muy cara.

—    Tejas: cambiar las tejas no es difícil, pero hay que tener cuidado al pisar para no romper más, para ello debemos pisar siempre en las cóncavas. Si la estructura de debajo está dañada por el agua, lo mejor es caminar por los bordes, pegado a las paredes y sobre las vigas. En ocasiones el estado es tan nefasto que conviene hacer una cubierta para todo el tejado dañado. Con lonas de publicidad, se puede confeccionar un sobretecho resistente. En internet existen multitud de empresas de montaje de lonas de publicidad que cada pocos días tiran decenas y cientos de metros de lona. Si llamáis, y les pedís las lonas para alguna causa simpática (un campamento con niñxs) seguro que os las guardan encantados. Para colocarla, se cortan a medida, y se fijan a una pared o al tejado con un listón de madera que reparta más el empuje, porque tornillos o clavos acabarán traspasando la lona.

    Ventanas: si los cristales están rotos —lo que suele pasar—, se pueden sustituir por láminas de metacrilato finas. Obviamente nunca será lo mismo que un cristal nuevo pero no van nada mal de calidad y precio (3 o 4€ el m2). Se pueden encontrar en Manuplast (Atocha), una tienda dedicada a todo tipo de productos de plástico. Se corta con tijeras, y se puede pegar con cinta americana o algún pegamento. Si tenéis suerte quizás encontréis algún cristal que os sirva, se pueden cortar con un rulo de cristalerx, pero si no sabéis, también os lo pueden cortar a medida en alguna cristalería.

    Suelos: si el suelo está muy mal, y queréis una solución fácil y barata, los suelos adhesivos son lo vuestro, los hay desde 0,90€ el m2. Después de limpiar bien el suelo se aplica una cola, y se va pegando el rollo de suelo, cuando llegas al fondo, cortas, y sigues en paralelo.

    Tirar un muro o tabique: muchas casas abandonadas están tapiadas precisamente para que vosotrxs no entréis. No obstante, una vez dejan de cumplir su función deberéis deshaceros de ellos. Si están en las ventanas no hay mayor problema, con una maceta (la de los geráneos no, una maza pequeña) y un cortafríos dadle duro, no os preocupéis que al final segur que tomba. Si el muro está en calle, quizá esté bien que disimuléis por si lxs vecinxs o la policía se ponen nerviosxs. Podéis ir vestidxs de obrerx, y mientras unxs le dan a la fuerza bruta, el resto recoge escombros.

    Pintar: Además de pintar con el rodillo de abajo a arriba, si buscáis lo más barato buscáis el temple. Se mezcla con un poco de agua, y un tinte si se quiere. Sin embargo solo sirve para interiores. Para exteriores low cost os puede servir la cal, y para una pared que suelta polvo o se desconcha alquil, para hacer una película sobre la que pintar.